El Estado laico murió a manos del laicista