Podemos y Valencia: banco de pruebas