El crucifijo ante el que rezaba San Francisco