Rapapolvo del Papa a los medios













Ricardo Cuenca Martínez
21/04/2016
Falta de humildad y de juego limpio..
Bergoglio no actúa con humildad. Ese tono de desprecio y reprensión con los periodistas, no es el propio de sus egregios predecesores, modestos, claros y firmes. No habla con claridad. Abusa de la elusión y el sofisma. Que los jóvenes no quieran casarse y caiga la natalidad son consecuencia de un problema cultural profundo, el desplome de la moral sexual. La solución es regenerar el matrimonio cristiano: sacramento matrimonial y eucarístico. Él no lo ignora, ¿porqué obra así?. .
Alejandro Matus
21/04/2016
crea el embrollo y se enoja!.
Esto es el resultado de su - como diría Sandro Magister- lenguaje sibilino con respecto al tema de los divorciados.
JoSé
20/04/2016
Santo Job.
No es de extrañar que el Santo Padre esté hasta el gorro de la manipulación y tergiversación de sus mensajes tanto de un lado como de otro, y no es que peque en estas declaraciones de no ser Santo Job, sino que con más moral que el alcoyano vuelve a lanzar otro mensaje a los poderes mediáticos para que dejen de usarle en pro siempre de intereses espúreos y parciales, que pocas veces se ajustan a la VERDAD de sus palabras y lo que realmente pretende transmitir.
Almudena Ortíz Ruíz del Castillo
20/04/2016
¿No es lo importante?.
Los temas que señala el Papa como los más importantes, lo son. Pero quedarse ahí es restarle importancia al no menos importante, la Comunión a los no casados por El Sacramento que Cristo instituyó. Parece q se le resta magnitud a esto y la tiene, y mucha. Si a la gente le preocupa esto por algo será, y Francisco debería dar a la gente lo que pregunta, sin divagar. ¿No le preocupa que las Conferencias Episcopales se dividan por este asunto y hagan cada una de su capa un sayo?