Su niña tenía que ser «perfecta»...