San Juan XXIII y San Pío X, juntos