El obispo se quedó sin gasolina