El «asalto al cielo» de Fabio McNamara