La escolanía del Valle, por dentro