San Ambrosio y San Agustín: el encuentro