Un dicho que gusta mucho al Papa