Milagros Martín, el vacío de la New Age