«La oración no es una varita mágica»