Médicos con el Papa, compromiso vital