La carne, ese tenaz enemigo del alma...