El bíblico José, con humor y reggetón