«No imaginé que la fe sería tan bonita»