El obispo que se hace su propio báculo