Francisco y Benedicto, afecto y cortesía