«El malabarista de Dios»