¡Qué «bella voce» la de Fray Alessandro!