Maryam, la niña iraquí que da paz y fe