Aguirre, Bangassou y el corazón de África