Lo más «sencillo» para ser santo