El Papa, agradecido a los curas ancianos