El enfermero de SJPII el día del atentado