El Papa, con el principal líder sunita