Sor María: el arte suscitó su vocación