Vida espiritual: somos como arañas