La monja, los hinchas y una oración